Colores

Los más pequeños necesitan colores suaves y relajantes que potencien el confort y la calma, pero según van creciendo, unos colores más atractivos y divertidos estimularán su imaginación, vitalidad y energía. Para los jóvenes, los colores neutros son los más adecuados, creando un ambiente acogedor, equilibrado y ordenado, con un toque de color más atrevido y divertido en los accesorios.